jueves, 30 de octubre de 2014

nike, la concha de tu madre

los que me conocen bien saben que no trago a nike. no sólo tienen ropa carísima al pedo, sino que la fabrican en talleres en asia donde mantienen a la gente (incluyendo mujeres embarazadas, ancianos, niños) prácticamente secuestrada, trabajando más de 12 horas por día en condiciones insalubres, durmiendo muchas veces en la fábrica misma, pagandoles entre 13 a 20 centavos de dólar por hora, y con varios casos documentados de castigo físico. pueden leer "no logo" de naomi klein para mayor información.
francamente, preferiría nunca en la vida tener que comprar en nike. pero lamentablemente a mi viejo le encontraron tumores de piel y una de las cosas que su dermatólogo le recetó (además de protector solar factor soy-albino-y-alérgico-al-sol) fue ropa con protección UV. y adivinen cuál es la única empresa que vende ropa con protección UV en argentina...

bueno, toda esta historia empieza cuando mis viejos me pidieron que fuera a un outlet de nike cerca de casa (maipú y valentín vergara, en vicente lópez) a averiguar.
fui y pregunté. al principio me miraron como si les estuviese pidiendo un choripán de soja. de casualidad pasó por al lado una vendedora que sabía cuáles eran las prendas que tenía UV. me llevó a unos percheros donde había remeras de distintos colores (no muchos) y talles, algunas de las cuales tenían etiquetas que decían "UV protection" (otras que estaban mezcladas en el medio no tenían el susodicho cartel, aunque parecían iguales). algunas costaban $239 y otras $299.

les avisé a mis viejos, les dije que se fijaran en las etiquetas, les pasé los precios.

cuando ellos fueron a preguntar, los miraron con la misma sorpresa que a mí inicialmente, pero no tuvieron la suerte de que algún empleado supiera de qué hablaban. los despacharon diciéndoles que no vendían eso, nunca habían tenido eso, no sabían de qué estaban hablando.

vuelvo a pasar yo a ver si seguían estando las mismas remeras que había visto la vez anterior (supuse que tal vez las habían vendido y por eso no las habían encontrado). pues no: seguían estando ahí, simplemente cuando mis viejos fueron a preguntar, no quisieron buscarlas.

entonces mi mamá me encargó que comprara de las más baratas en talle L. así que volví a ir. mientras revolvía me dí cuenta de que las que tenían la etiqueta "UV protection" no estaban en talle L, pero estaban mezcladas con otras que no decían UV protection, pero estaban en talle L. empecé a preguntar, primero uno de los vendedores no entendía nada y me empezó a chamuyar que aunque las remeras parecían iguales, unas eran ligeramente más oscuras que otras y por eso protegían más del UV (no eran más oscuras, eran IGUALES, y de hecho el número de modelo era el mismo!!!)... entonces se las llevó y pasó el código de barras por la computadora, confirmando que todas las de ese modelo (incluso las que no tenían cartel de UV protection), figuraban en el sistema como que tenían filtro UV.

acá hago un pequeño apartado: si en el sistema les figuraba el tema de la protección UV, ¿por qué no se fijaron cuando mis viejos les fueron a preguntar? ¿no podían minimamente fijarse? nah, mejor los despachan diciendo que no tienen idea de qué están hablando.

bueno, continúo. elijo las remeras que me pidió mi mamá en talle L, y cuando las llevo a la caja me dicen que están mal etiquetadas, que todas cuestan $299. RE ILEGAL.

ahí tendría que haberlos mandado al carajo, pero claro. ¿dónde cuernos voy a conseguir remeras UV si nike es la única marca que las trae?

finalmente tuve que pagar las remeras y callarme todo lo que tenía ganas de decir: que se metieran las remeras en el orto, que se fijaran un poquito en lo que venden, que aprendieran a atender a la gente como se debe... pero me tuve que callar.

en fin... simplemente confirmo una vez más que son una empresa de mierda en todos sus distintos niveles, y espero nunca más necesitar comprarles nada.

sábado, 4 de octubre de 2014

hay gente que tiene suerte...

tal vez se hayan enterado en los últimos días del pequeño caos causado por la producción de un programa de la BBC, quienes se pasearon por tierra del fuego en autos con sugestivas patentes alusivas a la guerra de malvinas.




luego de las noticias iniciales, los individuos en cuestión tuvieron tiempo de hacer su descargo:



El conductor de la BBC dice que las chapas de Malvinas fueron "coincidencia"

(...) el Porsche del popular automovilista y periodista inglés Jeremy Clarkson llevaba por chapa la leyenda H982 FLK, la fecha de la guerra y de las "Falklands". Pero también las patentes del Lotus y del Mustang tenían cifras muy similares a la cantidad de soldados muertos durante el conflicto bélico, tanto argentinos, 649 como británicos, 255.

(...)

"El equipo de producción de Top Gear compró tres autos para un programa. Sugerir que este coche fue escogido por su matrícula o que una matrícula fue sustituida por la original es totalmente falso", aseguró el productor ejecutivo de la serie, Andy Willman. (...)





OK. vamos a hacer de cuenta que le creemos. en ese caso, tenemos motivos para sugerirle al equipo de la BBC que vaya corriendo a jugarle a la quiniela, al prode y a todo juego de azar que se les presente, ya que evidentemente son gente de mucha suerte.
¿por qué digo esto? pues calculemos cuál es la probabilidad de obtener por azar una patente como la del auto de la foto, H 982 FKL.

sacando la H, tenemos 3 números (del 0 al 9) y 3 letras (de 1 a 26). por lo tanto, la cantidad de patentes posibles serían

10 * 10 * 10 * 26 * 26 * 26 = 17576000

ergo, la posibilidad de obtener exactamente la combinación 982FKL sería: de uno en casi 18 millones, más exactamente, 1/17576000 = 0,00000005689.

si agregamos el hecho de que las otras dos patentes tenían también referencias a la guerra de malvinas, la posibilidad es aún muchísimo menor.

así pues, si esta gente no miente y la patente no fue elegida a propósito ni adulterada, creo que nos encontramos ante las personas más afortunadas del mundo. sería hora de que los científicos analizaran este fenómeno sin precedentes, y mientras tanto, podemos pararnos cerca de estos señores a ver si también somos tocados por la varita mágica de la suerte.