miércoles, 11 de junio de 2014

épica gesta de la cadorna de mandelbrot

resulta que hay (había) un señor matemático, de nombre benoit mandelbrot, que desarrolló la teoría de los fractales, objetos geométricos con estructuras que se repiten a distintas escalas (es decir, se puede hacer un zoom infinitamente y siempre se verán las mismas estructuras aparecer una y otra vez), lo cual parece inútil pero es utilizado en muchos campos, como compresión (si las estructuras se repiten una y otra vez, solamente necesitamos una parte básica que repetiremos ad eternum), y porque sirven para modelar fenómenos dinámicos. si lo quieren leer de la forma corta, a mandelbrot se le ocurrieron unos dibujitos que quedaban re copados para tatuárselos.

bueno, la cuestión es que siempre me gustó la típica imagen del conjunto de mandelbrot (hay otras estructuras del conjunto que son mucho más complejas y me encantan, pero no me animo por el momento a hacerlas), y hoy quería practicar porque el sábado tengo una mega sesión de tattoo y bueno... me cansé del chanchito.

así que me hice el transfer:





acá tuve un problema porque el transfer no agarró bien porque en lugar de usar papel transfer que lo estoy reservando para el sábado, lo hice con este papel y no agarró muy bien en la piel.

pero eso no fue tan terrible, el mayor problema es que al estar tatuando sobre mi propio brazo, no tenía forma de estirar la piel (y cuando uno tatúa sin estirar la piel, la aguja rebota en lugar de entrar). bueno, la parte importante es que logré que mínimamente quedara marcado, no es que haya quedado mal pero no quedó bien negro por este motivo (de hecho del lado de la izquierda está más oscuro porque pude estirar la piel apretando el brazo contra la mesa).




ustedes tal vez piensen que me arrepiento, pues nada que ver. es práctica y me estoy cuidando mucho de no hacer nada que no se pueda arreglar (de hecho la idea de esto es luego pintarlo por dentro, cosa que voy a dejar para cuando sane porque no tengo agujas magnum).
por otro lado estaba testeando mis habilidades para mantener el pulso y lo logré muy bien (sí, sé que no se nota, tendrán que creerme) incluso tatuando en mí misma, lo cual es mucho más difícil. 

por cierto, el tatuaje de la pierna casi sanó por completo, y acá pueden ver que sí, puedo tatuar como la gente, jajaja.




así que bueno, fue una experiencia aleccionadora :)  y estoy orgullosa de mi cadorna de mandelbrot aunque sea eso. xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario