miércoles, 11 de septiembre de 2013

de cómo me convertí en un ratón de biblioteca

estuve pensando que sería bueno cada tanto "reportar" en este blog acerca de mis lecturas. no sólo porque creo que las críticas siempre ayudan a elegir qué leer (hay tantos libros y tan poco tiempo!!!) sino porque a mi también me sirve para recordar. 
si, tengo que admitirlo: a menos que un libro sea realmente groso y me llegue, al poco tiempo olvido de qué se trata todo lo que leí. generalmente puedo recordar si un libro en particular me gustó, pero si me preguntan el argumento me quedo en blanco. así que es una buena forma de mantener un registro para mi.


el primer paso, creo yo, es contar cómo comenzó mi historia con los libros. recuerdo muchas de las sensaciones y experiencias que tuve con mis primeros libros; algunas de ellas las sigo sintiendo hoy en día.


los primeros libros que recuerdo eran libritos de cuentos. el más "antiguo" que conservo es "la brujita trik" (tenía unos 5 años cuando me lo compraron, pero lo lei hasta mucho tiempo después)




en esa época hasta me había inventado un "ex libris" (cosa que claramente ignoraba, pero bueno). marcaba todos mis libros con un sellito de disney y mi firma de ese momento :3... además en todos los que llevaba a la escuela, ponía mi nombre bien escondido en la página 23 (costumbre que comenzó mi mami cuyo aniversario es un 23. yo no tengo nada con el 23)





tuve muchos de la editorial "pajarito remendado". recuerdo con cariño esos libros, conservo varios. ahí nació mi amor por gustavo roldán, principalmente. 





amaba "la canción de las pulguitas", un cuento muy políticamente incorrecto sobre unas pulguitas que cantaban "pata peta pita pota puta" y su mamá se enojaba, pero ellas no entendían por qué, y obligadas a cambiar de canción, terminaban cantando cosas todavía peores sin darse cuenta.


"repata repeta repita..."


también recuerdo libros de cuentos GIGANTES (medio metro o más de altura) que contenían los cuentos de la selva de horacio quiroga. mi preferido era "la gama ciega". algo que me llama la atención es que esos cuentos tienen una gran crudeza, pero cuando era chica no me impresionaban tanto como al leerlos ahora.  (no hay foto porque quedaron en la casa de mis viejos)

el primer libro-libro (no de cuentos) que recuerdo haber tenido fue una horrorosa (por el diseño de la tapa) edición de "el mago de oz". creo que tenía alrededor de 7 u 8 años, y al principio le tuve mucho miedo por su extensión, pero la historia me atrapó. 




recuerdo cómo imaginaba las escenas en ese momento (particularmente, recuerdo cómo imaginaba arkansas, lugar que yo ni sabía dónde estaba, como un gran páramo gris) y por sobre todo, recuerdo que las descripciones me resultaban increíbles. cuando leía acerca de los zapatitos de dorothy, la tela de su vestido, cuando se describían aromas, o la ciudad esmeralda... todo en mi mente era muy real.


si, cometí el pecado de pintar los dibujitos
me quedaron lindos, igual.


el segundo libro que recuerdo (y el que realmente afianzó mi amor por la lectura) fue matilda, de roald dahl. recuerdo que mis papás me lo compraron también por esa misma edad, y yo lo llamé "mi primer libro gordo". lo que también recuerdo fue que al principio me dio pánico. lo miraba y decía "nunca voy a poder leer TODO esto!!!"... a tal punto que comencé a leerlo, en la primera página encontré un par de frases que me costó entender y le dije a mi mamá "no puedo mami, este libro es muy difícil para mi". a lo que mi vieja me dijo "ese no es motivo para dejar un libro, puede que aparezcan algunas palabras que no entiendas todavía pero si seguís leyendo vas a entender la idea"... santo remedio. devoré ese libro, no una sino miles de veces. sigo leyendolo de vez en cuando y siempre me maravilla, al igual que "las brujas" del mismo autor, siguiente libro que pedí a mis papis. 


nótese el baqueteamiento de ambos.


seguro la mayoría conocen la historia de matilda por una película que salió muchos años después. les aseguro que no le hace justicia. si la película les gustó de niños, por favor, traten de conseguir este libro. es tremendamente ácido, políticamente incorrecto y entretenido. es un libro escrito por un adulto, pero completamente visto desde una óptica de niño, sin ninguna clase de paternalismo.




"las brujas" tiene también su película, la cual nunca vi. es un libro igualmente entretenido, pero con una temática distinta (aunque se mantiene el enfoque desde el punto de vista del niño, en este caso viene a ser una especie de novela de suspenso...) recuerdo varias escenas que me hacían temblar, literalmente. por ejemplo, una escena en que el nene estaba en su casita del árbol y le hablaba una señora desde abajo, y él sabía que era una bruja y quería llevarselo... por otro lado los dibujos también me resultaban espeluznantes muchas veces, este que reproduzco acá era el peor xD





otro que vino luego fue "el jardín secreto" de hodgson burnett... un muy lindo libro sobre una huérfana que es adoptado por un tío bastante extraño, y luego de deambular mucho por la casa y sus jardines descubre dos secretos: el famoso jardín por un lado, pero más importantemente, que tiene un primo que su padre esconde de la luz del día por sus problemas de salud. ella logra vencer la resistencia del chico, sacarlo de su casa y darle sentido a su vida llevandolo al jardin y enseñandole a cuidar las plantas.




emma wolf fue otro de mis grandes amores. fámili, el primer libro suyo que tuve, terminó deshojándose solo de la cantidad de veces que lo leí (y además porque la edición no era muy feliz que digamos). contaba historias muy graciosas de una familia estilo "los locos addams" (en algún punto, siempre sentí que "un tal lucas" de cortázar es como la versión adulta de fámili...)




en mis últimos años de primaria, devoré la biblioteca (al igual que mi hermano; debo confesar que la biblioteca empezó a recibir el mote de "bati-nuestro apellido", o sea, nuestra baticueva, ya que las maestras nos veían refugiarnos ahí en cada minuto libre). 
en esa biblioteca fui testigo del primer evento de censura de mi vida. el libro "el anillo encantado" de la editorial pan flauta, fue retirado antes de que pudiese leerlo por quejas de padres. después lo leí  (de hecho mis viejos me lo compraron, en venganza por el acto de censura) y me sorprendí de las nimiedades por las que algunos padres se escandalizan: el libro contenía un cuento donde el protagonista conoce una mujer con un moño negro al cuello, ella le dice que puede besarla pero no debe tocar el moño. el tipo la besa, "le toca el escote" (supongo que será eso lo escandaloso) y cuando no puede más de la curiosidad, le desarma el moño y a la tipa se le cae la cabeza. 



esa que lo rayó todo fue mi hermana u_u... yo pinto bien



terrible, terrible. alguien puede por favor pensar en los niñooooooos???




de mayor, los cuentos de terror, amor y humor de elsa bornemann me acompañaron en una época en la cual sentía que los libros para chicos me quedaban grandes, y los libros para grandes me quedaban chicos. aún hoy los leo de vez en cuando (hace poco, cuando ella falleció, leí todos de un tirón como pequeño homenaje.. a ella le hubiese gustado que sus lectores la recordaran leyendo sus pavotarios ilustrados).



leí muchos libros de louise may alcott, pero a diferencia de la mayoría, anne me caía antipática. si me encantaba emily, que tuvo una saga más corta (2 o 3 libros, creo). pero lo que me pasaba en esa época era que realmente no me solían interesar las partes que describían la adultez de las protagonistas. me parecían demasiado cursis, muy chick lit.


otro lector que me sacó de la apatía adolescente fue pablo de santis, quien tiene libros aptos para adolescentes, otros más adultos, pero la verdad es que todos ellos me engancharon en cualquier momento de la vida. supongo que lo que necesitaba era justamente un escritor que dijera las cosas "en criollo". 


luego vino una sequía propia de los inicios del secundario, momento en que me inundaron con muchas lecturas obligatorias y aburridas (vamos, ¿quién quiere leer la ilíada y la odisea a los 13 años? ¿la cautiva y el matadero?) por lo cual no fue una época de muchas lecturas voluntarias en mi vida.
sin embargo más adelante también me hicieron descubrir por obligación autores que me gustaron: alejo carpentier, cambaceres, borges, y el que se convirtió en el amor -platónico y ya difunto- de mi vida, el señor julio cortázar.


obviamente la historia sigue... conocí muchos más autores en los últimos años (gracias a la independencia económica y la tecnología) siento que la adolescencia fue el momento de mi vida en que mis gustos ya quedaron mayormente definidos.


¿leyeron alguno de estos libros? ¿conservan sus favoritos de la infancia?

3 comentarios:

  1. Te juro que me pasa lo mismo, dspues de leer un libro me acuerdo pocas cosas, y despues de un tiempo, es como si no lo hubiera leido. Capaz me acuerdo de cosas puntuales, pero por ejemplo si tengo que hacer una reseña de un libro que lei hace un año, no puedo, ni siquiera podria contar bien de que se trata.. tengo una memoria de mierda XD lo unico bueno de eso es que dspues releer un libro que te gusto es como empezar de nuevo :3

    No sabia que la pelicula matilda era por un libro, voy a ver si lo encuentro en internet

    ResponderEliminar
  2. Aleeeee!!! me pasa lo mismo!! me olvido de los libros!!! y me da mucha culpa, más porque es mi tema, jajaj (estudié letras) así que tengo la biblioteca llena de libros de los que a veces sólo recuerdo si me gustaron o no!
    roald dahl es genial, te recomiendo los "tales of the unexpected" son cuentos pero no para niños, me gusta mucho
    saludos!!
    pd: me encantó descubrir este otro blog tuyo :)

    ResponderEliminar