sábado, 3 de agosto de 2013

entrada importada II





claro que, observa el que te dije, a pesar de ese obstruccionismo subjetivo el tema subyacente es muy simple: 1) la realidad existe o no existe, en todo caso es incomprensible en su esencia, así como las esencias son incomprensibles en la realidad, y la comprensión es otro espejo para alondras, y la alondra es un pajarito, y un pajarito es el diminutivo de pájaro, y la palabra pájaro tiene tres sílabas, y cada sílaba tiene dos letras, y así es como se ve que la realidad existe (puesto que alondras y sílabas) pero que es incomprensible, porque además qué significa significar, o sea entre otras cosas decir que la realidad existe; 2) la realidad será incomprensible pero existe, o por lo menos es algo que nos ocurre o que cada uno hace ocurrir, de manera que una alegría, una necesidad elemental lleva a olvidar todo lo dicho (en 1) y pasar a 3) acabamos de aceptar la realidad (en 2), sea lo que sea o como sea, y por consiguiente aceptamos estar instalados en ella, pero ahí mismo sabemos que, absurda o falsa o trucada, la realidad es un fracaso del hombre aunque no lo sea del pajarito que vuela sin hacerse preguntas y se muere sin saberlo. así, fatalmente, si acabamos de aceptar lo dicho en 3), hay que pasar a 4) esta realidad, a nivel de 3), es una estafa y hay que cambiarla. aquí bifurcación, 5 a) y 5 b):



—ufa —dice marcos.



5 a) cambiar la realidad para mí sólo —continúa el que te dije— es viejo y factible: meister eckart, meister zen, meister vedanta. descubrir que el yo es ilusión, cultivar su jardín, ser santo, a la caza darle alcance, etcétera. no.



—hacés bien —dice marcos.



5 b) cambiar la realidad para todos —continúa el que te dije— es aceptar que todos son (deberían ser) lo que yo, y de alguna manera fundar lo real como humanidad. eso significa admitir la historia, es decir la carrera humana por una pista falsa, una realidad aceptada hasta ahora como real y así nos va. consecuencia: hay un solo deber y es encontrar la buena pista. método, la revolución. sí.



—che —dice marcos—, vos para los simplismos y las tautologías, pibe.



—es mi librito rojo de todas las mañanas —dice el que te dije—, y reconoce que si todo el mundo creyera en esos simplismos, a la shell no le sería tan fácil ponerse un tigre en el motor.



—es la esso —dice ludmilla, que tiene un citroen de dos caballos al parecer paralizados de terror por el tigre puesto que se paran en cada esquina y el que te dije o yo o cualquiera tiene que empujar a las puteadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario